En Noticias

Si necesitas un traductor jurado para validar documentos oficiales en el extranjero o para lograr exponer pruebas en un juicio, es usual que te enfrentes a cierta confusión en el momento de contratar los servicios. 

Esta profesión, lamentablemente, es una acerca de las cuales se han creado muchos mitos. Después te contamos varias de las creencias erróneas más famosas en el momento de contratar una traducción jurada.

 

Mitos sobre traducciones juradas

La mayor parte de los mitos sobre la traducción jurada giran alrededor de cómo lograr un traductor, los pasos necesarios para que el archivo de traducción sea oficial y el costo a pagar por los servicios.

 

Mito 1. Existe un colegio oficial de traductores

Esto no es cierto, por lo menos en España. Allí no existe ningún colegio oficial de traductores. De hecho, el organismo que se encarga de la regulación es la Oficina de Interpretación de Lenguas, que es dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores, Alianza Europea y Cooperación. 

A pesar de no disponer de números de colegiados como tal, el propio ministerio ha otorgado un número a cada traductor a fin de defender sus datos individuales en el momento de sellar sus trabajos.

Si quieres disponer de la garantía de un organismo, continuamente puedes recurrir a asociaciones o inclusive a plataformas especializadas en traducciones a medida. 

Esta clase de asociaciones te darán un respaldo referente a calidad, sin embargo, en ningún caso ejercerán como organismo regulador en la materia.

 

Mito 2. Hay unas tarifas oficiales

Lo cierto es que los traductores poseen derecho a cobrar por sus servicios lo cual ellos tomen en cuenta atinada de consenso al tipo de trabajo y a su vivencia, por lo cual no poseen unas tarifas oficiales como ocurre con la situación de los abogados.

 

Mito 3. Se tienen que exponer los documentos originales en la traducción jurada

Como hemos dicho en la situación del papel timbrado, la ley pide adjuntar una réplica del original, en ningún caso el archivo auténtico. Para que la traducción tenga validez todos los documentos deben ir grapados y si se utilizaran los originales para este fin, quedarían inutilizados, debido a que no podrían dividirse de la traducción.

 

Mito 4. Se tienen que exponer los documentos en papel timbrado

Para que una traducción jurada tenga validez debería exponer una réplica del original y la traducción sellada con el nombre y apellidos del traductor, así como su número (antiguamente integraba dirección y teléfono). Las traducciones tienen que, además, ir fechadas y firmadas.

 El uso del papel timbrado es opcional, empero en ningún caso forzoso.

 

Mito 5. Las traducciones llevadas a cabo en España solo son válidas en España

En esta situación, dependerá de que el territorio de destino las reconozca. En las naciones firmantes del Pacto de La Haya, el archivo va a ser válido si se muestra la apostilla (un archivo gubernamental que lo acredita).

Como puedes ver, disponer de los servicios de un traductor jurado es muchísimo más sencillo de lo que parece, debido a que hablamos de expertos liberales y no de burócratas públicos. Delega tus traducciones juradas a nuestros propios profesionales para lograr un trabajo de la máxima calidad.

Entradas Recientes
Call Now Button