En Noticias

Los organismos oficiales de cada país están en la obligación de exigir una traducción jurada a los ciudadanos o empresas que pretendan establecer cualquier tipo de actividad dentro del mismo. En especial cuando los documentos se encuentran escritos en una lengua diferente se requiere que un intérprete avale la legalidad y originalidad de los mismos.

 

¿Quiénes se encargan de hacer las traducciones juradas? 

Esta responsabilidad recae sobre un traductor jurado con reconocida experiencia en el territorio donde ejecuta su trabajo. Para ello, el profesional debe estar registrado en el Ministerio de Asuntos Exteriores, ente que se encarga de darle la autorización para que preste el servicio. 

Este permiso es otorgado una vez que la persona aprueba un examen en el que demuestra el dominio de los dos idiomas, así como los conocimientos teóricos y prácticas de las leyes o del tema que contiene el documento. 

Por lo tanto, para ejercer el oficio de traductor jurado se deben cumplir las siguientes condiciones: hablar y escribir por lo menos dos idiomas, ser un profesional con un título universitario y poseer el permiso emitido por el ente antes referido.

 

¿Cuándo es necesaria la traducción jurada?

La traducción jurada se exige en las situaciones que a continuación se describen:

  • Para iniciar o proseguir estudios a nivel universitarios es necesario presentar, ante el Ministerio de Educación, la traducción jurada de los certificados académicos que avalen la aprobación del grado obtenido (Título, calificaciones, pénsum, carga horaria, entre otros).
  • Solicitar empleo, en este caso además de los títulos y referencias laborales se deben mostrar los antecedentes penales. 
  • Reclamar una herencia requiere la presentación del testamento traducido. 
  • Establecer relaciones comerciales, en cuyo caso se entregan los acuerdos empresariales, contratos, licitaciones, documentos de la sociedad, estatutos, poder notarial y patente.
  • Contraer nupcias, se expone la traducción jurada del certificado de nacimiento y certificado de soltería.

También existen otras situaciones en las que es preciso la entrega de la traducción jurada de los siguientes escritos: certificados de matrimonio, sentencias legales, constancias médicas, libros de familia, permiso de residencia y pasaporte. 

Es preciso indicar que cada uno de estos documentos debe poseer el sello y la firma del traductor jurado, con los cuales el profesional da fe de que son una traducción exacta del documento original y, por tanto, poseen validez legal. 

 

Siempre se recomienda contratar los servicios de profesionales que posean experiencia y gocen reconocimiento en el área, esto permite acelerar los trámites y garantiza la aceptación de los documentos en las respectivas instituciones oficiales.

En caso contrario, el escrito traducido pierde su utilidad generando pérdida de dinero y de tiempo. Es por ello que se debe tener especial cuidado de los siguientes aspectos:

  • Que el escrito final contenga todos los puntos que posee el original.
  • El traductor jurado no puede añadir ningún elemento diferente.
  • Que se haya interpretado a cabalidad el documento.
  • Cada hoja debe contener la fecha, firma y sello del traductor jurado.

Por último, debemos resaltar que a pesar de los avances tecnológicos aún no se aceptan las firmas electrónicas, en consecuencia, las traducciones juradas siguen la metodología tradicional en cuanto al estampado de las rúbricas.

Entradas Recientes
Call Now Button