En Noticias

Existen muchas razones por las cuales algunos de tus documentos personales, académicos o profesionales se encuentran redactados en un idioma diferente al del país donde resides.

Lo cierto es que, la lengua no es un impedimento para que tus documentos tengan validez en otras naciones.

De hecho, existe una alternativa legal para que puedas solucionar esta condición y poder llevar a cabo cualquier proceso que requieras, y se conoce como traducción jurada.

 

¿Por qué es necesario solicitar una traducción jurada?

La traducción jurada es un escrito de carácter oficial, que expone la interpretación de un documento a un idioma específico, y su objetivo es certificar que la información que contiene es verdadera.

Esta es una herramienta de gran utilidad que facilita la ejecución de un proceso legal en cualquier país del mundo, sin que el idioma sea una limitante.

Es posible que hayas migrado de tu país natal, realizaste algún estudio o el cumplimiento de una actividad laboral en otra nación, por dar algunos ejemplos, entonces los documentos que garantizan estas condiciones o actividades pueden estar redactados en otro idioma.

Ante estas circunstancias, si deseas realizar algún proceso legal y necesitas que estos documentos sean válidos, es indispensable optar por una traducción jurada.

Cabe mencionar que este tipo de traducción debe ser realizada por un profesional habilitado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEC).

 

¿Cuáles documentos requieren una traducción jurada?

Según lo dicta la Ley de Enjuiciamiento Civil, todos los documentos que se presenten como prueba en un proceso judicial y se encuentran redactados en una lengua extranjera, requieren de una traducción jurada para que pueda tener validez en dicho trámite.

Los documentos que los profesionales traducen con mayor frecuencia son los contratos o las certificaciones de empresas, también los certificados médicos y académicos, antecedentes penales.

También todo tipo de documentos que se presentan para el procedimiento de naturalización o testamentos, como actas de nacimiento, de matrimonio o de defunción, permisos de residencia, poderes notariales.

Por otra parte, algunos documentos no requieren una traducción jurada para tener validez legal, a menos que alguna de las partes involucradas lo exija, como pólizas de seguros, contratos, entre otros similares.

Pero si es de gran relevancia que el profesional que realice la traducción, sea experto en Derecho, para evitar errores en la transposición que podría alterar la intención o interpretación de alguna cláusula del documento.

 

Condiciones para que una traducción jurada tenga validez

La traducción jurada tiene como finalidad certificar que un documento ha sido traducido de manera fidedigna de su original y por lo tanto puede ser entregado en cualquier institución de un país extranjero.

Dicha traducción es avalada por la firma y el sello de un traductor intérprete jurado, sin estas cualidades, no tendrá la validez requerida para ser considerado un documento que permita legitimar cualquier proceso.

Los traductores jurados son profesionales independientes, así que pueden ofrecer sus servicios de manera autónoma o incluso trabajar para alguna empresa, pero en cualquier caso deben estar habilitados por el MAEC, para ejercer dicha profesión.

Entradas Recientes
Call Now Button