En Noticias

La internacionalización de las relaciones comerciales no hace que,  cada vez con más frecuencia, se deba mandar documentación a un territorio cuya lengua oficial no es la misma, ante eso nos preguntamos ¿Podemos enviarlos tal los tenemos? ¿Hemos de traducirlos? ¿Es suficiente si los traducimos nosotros mismos o requerimos una traducción jurada?. Aquí algunas respuestas a estas interrogantes.

 

¿En qué casos requerimos una traducción jurada?

Como regla general tienes que saber que una vez que los documentos han de surtir efectos legales frente a organismos o administraciones públicas en otro territorio, y la lengua oficial de este no es la misma que la de la nación emisora, los documentos tienen que ser legalizados,  y deben pasar por las manos de un traductor jurado.

Y además es recurrente que necesitemos traducción jurada de nuestros propios documentos aunque su destino  no sean organismos públicos sino organizaciones privadas. Esto suele pasar una vez que el lenguaje  de los documentos no es inglés.

Supongamos que nuestra organización desea participar en una licitación pública en  Italia  y nos solicitan documentos legales de la organización como la escritura de constitución o un certificado de la agencia tributaria. En dichos casos tendremos que obtener estos documentos y legalizarlos antes de que el traductor jurado haga su trabajo.

 

¿Quién puede hacer una traducción jurada?

La traducción jurada no podría ser elaborada por cualquier traductor. Necesita que el individuo que la haga haya sido nombrado por el MAEC. La mayor parte de las naciones aceptan esta clase de traducciones juradas empero, en algunas ocasiones como  Reino Unido, no es de esta forma. 

 

 ¿Qué debo considerar referente a plazos?

Como mencionamos al inicio, el requisito de la traducción jurada suele ir de la mano de la legalización. Con esto deseamos llamar tu atención sobre  los plazos que vas a necesitar para tener listos tus documentos.

En el ejemplo que pusimos de los documentos necesarios para la licitación de Portugal, tendrías que sumar diversos plazos, aún pese a que ciertos documentos como el certificado de hacienda puedes obtenerlo telemáticamente en menos de 24 horas. 

Los documentos tienen que pasar por el trámite del reconocimiento de la firma de quien lo expide y  los gastos y tiempo de esta administración  es dependiente del tipo de archivo, y de sí la firma es digital o no.

Hecho esto habrá que pedir la apostilla del Ministerio de Justicia y solo entonces el traductor jurado dispondrá de los documentos en condiciones óptimas para la traducción. Una vez que dicha traducción la tengamos  deberá pasar por el Ministerio de Asuntos Exteriores donde concluimos nuestro proceso.

 

Casos especiales en lo que se refiere a la traducción jurada

Otra cuestión fundamental que además debes rememorar es que la traducción jurada en España continuamente ha de hacerse a partir del español.  Si tienes un archivo en vascuence y necesitas su traducción jurada para que  lo admitan en Ucrania  necesitarás una traducción jurada de vascuence a español, y de este lenguaje a ucraniano salvo que te pidan que dicha traducción  se haga por traductor jurado de la nación destinataria.

 

A manera de conclusión

La mayor parte de las organizaciones de traducción permanecen tan familiarizadas con los trámites que te hemos manifestado que una vez que requieras sus servicios te indicarán los pasos anteriores de los documentos.

En todo caso, una vez que te encuentres en alguna situación en la que vayas a tener que mandar documentos fuera española, o usar aquí documentos que proceden de otros territorios, asegúrate de que, según cada caso, tendrás que hacer un trámite más o menos extenso y que,  si dispones de un plazo bastante breve para exponer los documentos, tendrás que ser persona previsora. Entérate y consulta para que tu administración sea un triunfo.

Entradas Recientes
Call Now Button