En Noticias

Se le llama traducción jurada a aquella traducción de documentos escritos en una lengua extranjera, usualmente se realiza para que tenga cualquier impacto legal frente a un definido organismo oficial. 

Las traducciones juradas han de llevar siempre el sello y la firma del traductor-intérprete jurado y, lo que le ofrece seguridad al ente que la recibe. Además, en la última página de la misma debería constar una certificación que acredite su carácter de traducción jurada.

 

¿Quién puede ejecutar una traducción jurada?

 En nuestra región, solo tienen la posibilidad de hacer traducciones juradas los traductores habilitados por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEC) para traducir de una lengua extranjera a una de las lenguas oficiales del Estado español y al revés.

Los traductores jurados no son burócratas públicos ni cuentan con una plaza oficial, son expertos independientes que ejercen su profesión de manera autónoma o en una compañía y que fueron autorizados por el MAEC.

 

¿Quién asegura la preparación e idoneidad de los traductores jurados?

Es el propio MAEC quien acredita que permanecen debidamente cualificados por medio de los 3 sistemas que, hasta hace poco, estuvieron vigentes para entrar a dicho nombramiento:

Por medio de la aprobación del examen de lenguajes de la Oficina de Interpretación de Lenguas.

Por reconocimiento de título extranjero obtenido en otro territorio comunitario.

Por medio de la convalidación de la licenciatura de Traducción e Interpretación constantemente que se hayan superado los créditos exigidos en traducción jurídica y económica.

Actualmente, únicamente se accede a la condición de traductor jurado por medio de ambas primeras vías: la superación del dicho examen que convoca la Oficina de Interpretación de Lenguas, dependiente del propio ministerio (que se apoya en una secuencia de pruebas de lenguajes eliminatorias) y por medio del reconocimiento de un título extranjero.

 

¿Qué costo tienen las traducciones llevadas a cabo por los traductores jurados?

Las traducciones llevadas a cabo por traductores jurados no son básicas traducciones privadas, sino que poseen costo oficial. De esta forma lo instituye el Real Decreto 2555/1977, de 27 de agosto por el cual se aprueba el Reglamento de la Oficina de Interpretación de Lenguas del Ministerio de Asuntos Exteriores. 

A tenor de lo dispuesto en este precepto, debería entenderse que la traducción privada es la que ejecuta cualquiera con entendimiento de lenguas y capacidad para traducir, en lo que la traducción oficial es aquella hecha por un «traductor jurado» quien, debido a la acreditación que le proporciona el MAEC, está preparado para aseverar la fidelidad y precisión de sus traducciones.

 

¿Qué organismos exigen traducciones juradas en España?

 Comúnmente, dichas traducciones se necesitan en procesos administrativos y judiciales en los cuales se debe dar documentación extranjera o prestar una aseveración frente a la Gestión Pública. Por consiguiente, acostumbran a ser organismos públicos los que exigen que un determinado archivo sea traducido por un traductor jurado para reconocer la validez del mismo.

 

¿Cuáles son los servicios más comunes que puede prestar un traductor jurado?

Entre los servicios más comunes de los traductores jurados se hallan los próximos:

  •  Traducir un archivo escrito y confirmar que la traducción es adecuada y completa.
  •  Aseverar que una traducción realizada por otra persona es idónea y completa.
  •  Interpretar en un proceso judicial, en un acto frente a notario, en una ceremonia de matrimonio, o en cualquier otro acto de carácter oficial en el cual intervengan personas que no hablan el lenguaje en que se lleva a cabo dicho acto.
Entradas Recientes
Call Now Button