En Noticias

Un traductor técnico es aquel que está especializado en la realización de traducciones técnicas.

Llamamos traducción técnica a cualquier traducción de textos específicos de un determinado sector profesional, como pueden ser la ingeniería, la construcción, la informática… La terminología y las expresiones que se emplean en esta clase de textos no suelen utilizarse en la vida cotidiana, sino que su uso se limita al sector profesional en cuestión.

Al hacer este tipo de traducción, es necesario ser muy precisos para no cometer errores que podrían tener graves consecuencias. Por ejemplo, si se traduce de forma inexacta alguna de las instrucciones de uso de una máquina, esto puede dar lugar a que el aparato se estropee o incluso a que el usuario sufra lesiones fatales.

Por este motivo, la traducción de este tipo de textos no se puede dejar en manos de cualquiera. Debe encargarse a un traductor técnico, es decir, especializado, que además de tener experiencia en la traducción de textos de temática general, también esté familiarizado con el área de especialidad y con su terminología.

A continuación, te presentamos una serie de aspectos fundamentales que caracterizan al traductor técnico.

 

Rasgos característicos de un traductor técnico

En primer lugar, el traductor técnico conoce el área temática y su terminología. Sin embargo, no es necesario que sepa tanto como un ingeniero en esa materia. Simplemente debe contar con unas nociones básicas, que habrá adquirido, sobre todo, al realizar traducciones técnicas previas de textos de ese campo.

En segundo lugar, un buen traductor técnico se mantiene al día respecto a las novedades que se van generando en el campo de especialidad. La terminología técnica siempre está evolucionando, dado que la tecnología avanza rápidamente. Por eso, para seguir haciendo traducciones de calidad, el traductor técnico deberá estar atento a esos avances y a los nuevos términos que se vayan incorporando.

Además de disponer de conocimientos, un buen traductor técnico cuenta con experiencia en la traducción de este tipo de textos. Para conseguir una buena traducción técnica, es necesario que el traductor haya trabajado previamente con documentos similares. Gracias a ello, se habrá familiarizado con las peculiaridades de ese tipo de textos y habrá ido ampliando su conocimiento de la terminología específica.

Otra característica fundamental del traductor técnico es su capacidad para documentarse. Cuando en el texto que está traduciendo aparece algún aspecto del área temática que le resulta desconocido, debe ser capaz de concentrarse e investigar hasta lograr entender el texto original. Para ello, el traductor técnico recurrirá a diccionarios y manuales especializados, así como a otras fuentes bibliográficas fiables que tenga a su alcance.

Asimismo, un traductor técnico genera un texto preciso y fiel al original. Para cada palabra o expresión especializada del texto de origen, busca hasta encontrar los términos específicos correspondientes en la lengua de destino. Cuando no existe un término equivalente, utiliza su creatividad para explicar el significado del texto, con el fin de que, dentro de lo posible, no se pierda ningún detalle en la traducción.

Por último, el traductor técnico produce textos con un lenguaje natural que no parecen traducidos. No se conforma con realizar una traducción literal del texto de origen. Un buen traductor técnico se preocupa de buscar el término o fórmula que se suele utilizar habitualmente en el sector para referirse al concepto expresado en el documento original. De esa manera, el texto final tendrá un lenguaje más natural.

En conclusión, para realizar una traducción técnica, es imprescindible hacerse con los servicios de un buen traductor técnico con experiencia que esté especializado en el sector profesional en cuestión. Solo así conseguiremos una traducción con un lenguaje natural y con una terminología precisa y fiel al original, sin imprecisiones que puedan generar graves consecuencias.

 

Solicita ahora tu presupuesto.

Entradas Recientes
Call Now Button